La Fiscalía General de la Nación imputó cargos al expresidente de Fidupetrol, Abel Guillermo Caballero Lozano, por el escándalo de sobornos en la Corte Constitucional.

Caballero no aceptó su responsabilidad en el delito de Tráfico de influencias, por supuestamente haber intervenido para asegurar una decisión favorable por parte de la Corte frente a una acción de tutela interpuesta por la Fiduciaria.

El Ex directivo ha asegurado en diferentes ocasiones, que no hizo ningún pago irregular para mover la tutela, y que los giros que se hicieron, eran destinados a abogados que encabezarían la defensa de la empresa.