Estos son los reclamos de las madres comunitarias del ICBF en Cali

Anoche, las directivas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, se reunían con líderes de ese gremio tratando temas como la entrega directa de raciones de alimentos de manos de la entidad y garantías para acceder a una pensión.

400

En Cali, las madres comunitarias, que ayer realizaron un plantón frente a la sede el Icbf, continúan solicitando una contratación directa con el Instituto y no mediada por operadores.

“Exigimos estabilidad laboral, que nos hagan contratos a término indefinido y no a término definido, porque cuando cambia el operador, le dicen a uno ‘usted no va más’, ‘usted tiene mucha edad’”, denunció María del Carmen Flaker, presidenta del Sindicato de Madres Comunitarias de Cali.

También dijo que reclaman la pensión de las madres comunitarias mayores, que no han podido acceder a este beneficio.

“Cuando el Gobierno dio la orden de desvincularlas de la seguridad social para que nos pasaran al Sisbén, nosotras dimos una pelea jurídica que duró seis años; entonces ese tiempo de cotización para pensión se perdió y ahora las que ya están en edad de pensionarse no pueden hacerlo porque les hacen falta esos seis años que trabajaron y no cotizaron”, explicó.

Advirtió que esta situación se puede volver a presentar porque en diciembre el Icbf ordenó desvincularnos de la seguridad social, incluida la pensión. “Eso las va a afectar cuando se vayan a pensionar, por esos cortes que nos hacen”, dijo. Eso sucede cada que hay cambio de operador, asegura.

La líder argumentó que Corte Constitucional ordenó desde 2013 que este gremio tenía que ser vinculado con un contrato digno, “pero el Estado no nos quiere reconocer. Nos dicen: ustedes no son trabajadoras del Icbf, ustedes son de la comunidad, pero el Instituto sí está todo el día diciendo qué tenemos qué hacer y qué no tenemos qué hacer”, cuestionó María del Carmen, ejecutiva de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT.

Otra de las reinvindicaciones que señalan es que el 50 % de las madres comunitarias en Cali estarían desprotegidas porque nunca fueron afiliadas para pensión, incluidas algunas de 80 años que aún trabajan. “Solo nos preguntaban: ¿Usted quiere cotizar para pensión?, pero como no sabíamos qué era eso porque el Estado nunca nos explicó que era un derecho, entonces nunca fueron afiliadas. Por ejemplo yo, empecé a cotizar muy tarde”, dijo Flaker.

Blanca Gutiérrez, vicepresidenta del mismo sindicato, añadió que están luchando también por los derechos de los niños para que tengan una alimentación adecuada y sean bien atendidos.

“El Icbf solo recibe a los niños de las mamás que tienen Sisbén, y los hijos de las que trabajan y ganan un salario mínimo no tienen derecho a estar en el programa porque ellos dicen que ya pueden pagar un jardín privado, pero la verdad es que no les alcanza”, argumentó Blanca.

Además, señaló que la minuta cada día es más recortada, “dicen haber hecho un aumento, pero es mentira, no vemos el aumento en las minutas”.

En ese sentido, denuncian que el Icbf les contrató el 50 % de los servicios con operadores y no con las asociaciones de las comunidades y de los mismos madres y padres”.

Habla la corte

La Corte Constitucional admitió la posibilidad de que entre las madres comunitarias y el Icbf pueda existir un vínculo laboral.

Esto implica que en los casos en que se compruebe esta relación, a través de una autoridad judicial, el ICBF deba pagar los aportes pensionales del tiempo en el que la madre laboró.

En fallo de tutela, la Corte indicó que a pesar de que la ley establece que la vinculación de las madres comunitarias “no implica relación laboral”, esta disposición no es un obstáculo para que los jueces analicen los denominados contratos realidad y los decreten en los casos que sean puestos a su consideración.

En recientes declaraciones sobre esta situación, Cristina Plazas, directora del Icbf pidió que las madres comunitarias reanudaran sus labores, para no afectar a los niños, y de este modo podían entablar conversaciones.

Claudia García, gerente del Programa Madres Comunitarias del Icbf, afirmó esta semana que más de 2500 niños que no están siendo atendidos a raíz de las protestas serían recibidos en los Centros de Desarrollo Infantil (CDI).

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente