¿Estamos realmente ante un escenario de guerra mundial? Según al anuncio del Rey Abdalá II, estas palabras han desatado el terror en el mundo, generando expectativa antes los siguientes ataques anunciados por el grupo terrorista.

Al consultar el significado de Guerra Mundial, no existe una definición ‘exacta’, pero si comparamos los terribles eventos que sucedieron durante la primera mitad del siglo XX con el escenario actual, las diferencias con lo declarado por el Estado Islámico saltan de inmediato.

Oscar Vidarte, Analista Internacional, dice que, “…Hoy, estamos frente a un conflicto internacional que implica a muchos países, pero es exagerado llamarlo guerra mundial…”, ya que en la primera y segunda guerra mundial, los enfrentados fueron coaliciones de países, potencias mundiales específicamente. “…Una guerra mundial implica que sean grandes países los enfrentados, esto es una guerra contra un grupo, no contra un país. Es una guerra global contra el terrorismo…”, agrega el Analista.

Aun así, los objetivos del Estado Islámico siguen siendo nocivos para la humanidad. Y la peligrosidad de este objetivo radica en la reconquista de territorios del antiguo Imperio Otomano, así como imponer su versión del Islam, que no es compartida por muchos, creando o fundando así un califato.

El conflicto está sumando cada día nuevos actores, todos de un mismo bando contra un solo enemigo. La coalición de países liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico, sin embargo, la unión de países es un tanto inestable debido a los conflictos entre rusos y norteamericanos.

Vidarte menciona que una salida rápida al problema, no es apuntar hacia la guerra, sino a tomar decisiones políticas. “…Yo creo que en lo político está la herramienta de éxito en la lucha contra la transnacionalización del terrorismo […]. No se va a resolver nada si es que sigue habiendo un conflicto civil en Siria. Tampoco en Iraq, si las diferencias entre chiítas, sunitas y kurdos siguen marcando la pauta. No se va a resolver nada si es que Libia sigue fracturada en dos gobiernos. Es necesario pragmatismo ante esta realidad…”, dijo el especialista.

De todas maneras esta lucha no debe ser nombrada como guerra mundial. Pero el llamado del rey Abdalá II, de tomar esta situación con un enfoque global, debe ser escuchado.