“Cuando la tierra está enferma y contaminada, la salud humana es imposible. Para sanarnos a nosotros mismos, debemos sanar nuestro planeta y para sanar nuestro planeta, debemos sanarnos a nosotros mismos.-Bobby McLeod”.

El 70% de las enfermedades que provocan mortalidad, son derivadas del medio ambiente y son prevenibles.

La Epigenética es el estudio de los mecanismos moleculares mediante los cuales el entorno controla la actividad génica. Se trata de un nuevo campo biológico que está desentrañando los misterios de como la naturaleza influye en el comportamiento de las células sin alterar el código genético.

La Epigenética es la ciencia que estudia lo que está por encima de los genes. Literalmente son proteínas que los recubren y los gobiernan. Un ejemplo claro está en los agrotóxicos que comemos juntos con las frutas y verduras, los metales que inhalamos en las ciudades por combustión de la nafta, o el mercurio que llega a nuestro cuerpo desde el pescado contaminado y los gases que inhalamos por lixiviados.

Estos químicos tienen la capacidad de aumentar la oxidación celular y producir mutaciones en el ADN. Así, participan del origen del cáncer, de las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares.
He hecho esta introducción no solo para orientar sino para que entendamos los enormes peligros de contaminación ambiental a que estamos expuestos por equivocaciones en decisiones políticas de la ciudad de Cartagena, y por esa falta de conciencia ciudadana que no nos permite tener una sana convivencia simplemente por falta de conocimientos y de educación.

Para solo referirme a un caso de suma gravedad, debo comenzar por denunciar lo que hicieron los desalmados cartageneros con el “Caño Juan Angola”, convertido hoy este caño principal en un curso de agua marina en uno de los mayores focos de contaminación donde se pueden ver espesas natas con espumas y químicos flotando, sedimentaciones que generan olores putrefactos y aguas que en el pasado eran cristalinas, ahora se ven verdosas y oscuras.

El daño al Caño inicia cuando el entonces Alcalde Nicolás Curí Vergara le ordena al Secretario de Obras Públicas de ese entonces, Doctor Enrique Chartuni, que construya un canal artificial paralelo al canal natural que pasaba por debajo de la pista del aeropuerto “Rafael Núñez” que tenía sus box colbert. El problema de contaminación se origina porque al desviar por el canal artificial las aguas procedentes de la ciénaga de la virgen, el nuevo canal lo proyectaron para que pasara por una especie de relleno sanitario artesanal conocido como “ambo-lledes” que está en un sector del barrio San Francisco. Dicho relleno sanitario, que es inmenso, es el que vierte al caño lixiviado (descomposición de todos los residuos orgánicos en lugares donde se acumula basura) que con el tiempo se convierten en gases metanos que al mezclarse con el agua le da una tonalidad de color verdoso, de ahí el color del agua que tiene desde hace años el “Caño Juan Angola” y por qué tampoco hay vida animal.

En la segunda parte de esta investigación, me referiré a los daños que le produjo a la fauna marina, a la vegetación (mangles) y a todos los habitantes circundantes, este enfermo curso marino.

Por: Gustavo Morales de León
Parte (I)