Hasta un apartamento del sector de Quebradaseca llegó la Policía Metropolitana de Bucaramanga para atender un llamado comunitario pues había indicios de un grupo de niños abandonados.

Cuando los policías entraron al inmueble encontraron un cuadro aterrador: había 5 menores en estado de evidente desnutrición y desaseo mientras sus papás consumían droga.

En la paredes del apartamento había figuras muy extrañas y hasta un cultivo hidropónico de marihuana.

Los padres de los niños, absolutamente drogados fueron llevados al Hospital Psiquiátrico San Camilo de Bucaramanga.

El padre de los menores es norteamericano informó el subcomandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, coronel Diego López.

Los menores quedaron por cuenta del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.