El padre de Neymar, Neymar da Silva, negó hoy haber lesionado los derechos del fondo DIS, que era dueño del 40 % de los derechos federativos del futbolista brasileño, por su traspaso al Barcelona concretado en 2013.

Da Silva hizo público un extenso comunicado y varios documentos con los que sustenta la legalidad de la polémica operación que está siendo investigada por la Justicia española.

Según el padre del jugador, tanto el Santos, el anterior club de Neymar, como las empresas DIS y Teisa cobraron el dinero que les correspondía por la transferencia al Barcelona.

Entre otros documentos, da Silva publicó una autorización firmada en noviembre de 2011 por el Santos que le permitía al jugador negociar con otros clubes en calidad de “agente libre” a partir de 2014, fecha del final de su contrato con el equipo brasileño.

Esa autorización le permitió a Neymar firmar con el Barcelona un contrato con inicio en 2014 a cambio de 40 millones de euros pagados integralmente al jugador, pues a partir de esa fecha ya no tendría vínculo con el Santos o las otras empresas dueñas de sus derechos.

Pero un año antes del final del contrato, el Santos decidió adelantar la operación y vendió a Neymar al Barcelona por 17,1 millones de euros y pagó el porcentaje correspondiente a DIS y Teisa.

Esa decisión, según el padre de Neymar, anuló el acuerdo que el jugador había firmado previamente con el Barcelona, pero el club catalán mantuvo el pago de los 40 millones de euros en concepto de indemnización por la ruptura del contrato.

El padre resaltó que si Neymar hubiera permanecido en el Santos hasta el final de su contrato, en 2014, el club no habría recibido ni un centavo.

En ese caso, el jugador debería haber pagado una indemnización a DIS de 5 millones de reales (unos 1,4 millones de euros en la actualidad), lo que habría supuesto una cuarta parte del importe que ese fondo cobró al efectuarse el traspaso en 2013.

Da Silva también subrayó que el Santos aún no le ha pagado a Neymar la comisión del 10 % que por contrato le corresponde del traspaso al Barcelona.

DIS acusa a Neymar de ocultar el cobro de los 40 millones para reducir la cantidad que tenía derecho a cobrar, motivo por el que interpuso una querella contra el Barcelona, el Santos, el jugador y su padre por presuntos delitos de corrupción entre particulares y estafa en la modalidad de contrato simulado.

Esa querella fue admitida a trámite el pasado 17 de junio por la Audiencia Nacional de España, competente porque el supuesto fraude se cometió en otro país, Brasil.

El padre de Neymar recalcó que el jugador “no tenía y no tiene obligación contractual alguna” de pagar a DIS o Teisa, pues esas empresas tenían relaciones comerciales “exclusivamente” con el Santos y no con él.