Desde hacía 20 años una ciclista colombiana no aparecía en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos. La última fue Maritza Corredor en Atlanta 96. Ahora, la mejor pedalista del país, la santandereana Ana Cristina Sanabria, venía a romper el ayuno. En un pelotón conformado por los fuertes equipos franceses y holandeses, “La hormiga” como es conocida, era una de las ocho latinoamericanas en competencia y la única colombiana.

Aún así, como en las tardes soleadas de su Zapatoca natal, se lanzó a un ataque temerario cuando apenas se habían cumplido 70 kilómetros de los 130 que estaban pactados. Durante unos instantes, cientos de millones de personas pudieron ver su cara, el uniforme colombiano. No demoró el lote en conjurar su ataque pero para la historia había quedado su aparición.

Lo impresionante es que nadie de la Federación de Ciclismo ni de Coldeportes acompañaba a Ana. Para beber líquido durante el extenuante recorrido tenía que valerse de lo que le daban, al lado de la carretera, los espectadores colombianos que veían la carrera. Coldeportes ni siquiera fue capaz de prestarle una cicla y tuvo que correr con la de ella. Si se hubiera pinchado o caído ahí hubiera quedado.

Al final y como estaba presupuestado, llegó en la casilla 40 a 10 minutos de la ganadora la holandesa Anna Van Der Breguen. En meta, según afirman testigos, la “Hormiguita” Sanabria no tuvo a nadie que la recibiera y que ni siquiera le diera un termo con agua. Ella se fue sola hasta la Villa Olímpica en el más completo abandono.

Tristeza y rabia da pensar en los millones de dólares que se gastan en proyectos tan nefastos como una selección de fútbol que nunca ha dado una medalla de oro. Vergüenza ver a Dilian Francisca Toro acompañada de su íntima Clara Luz Roldan, directora de Coldeportes viendo a los jugadores de tenis. ¿Cuánta plata pueden gastarse al día los señores de Coldeportes? ¿Cómo es posible que ni siquiera una cicla le hayan dado a la hormiguita santandereana? ¿Hasta cuándo el abandono, la desidia, el descaro?

Y después van y sacan pecho por las medallas que, a punta de tenacidad y esfuerzo propio, consiguen nuestros maltratados y olvidados deportistas.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente