La imperante sequía por las alturas temperaturas que azotan al país, a causa del fenómeno del niño ha cobrado la vida cerca de cien mil cabezas de ganado y caprinos. El Defensor Delegado para Asuntos Agrarios, Andrés Felipe García, dijo que además de estas muertes, se han perdido en el país aproximadamente unas 400 mil hectáreas de cultivos, a esto también se le suma el desplazamiento de casi 300 personas en Bolívar.

“Los campesinos por vocación están dejando de serlo porque sus animales se están muriendo, la papa se les secó por falta de agua, entonces están dedicados a otro tipo de actividades”, indicó El Defensor.

Además señaló que La Guajira, Cesar, Sucre, Córdoba, Zona Andina específicamente en Cundinamarca y Boyacá son las zonas más afectadas donde no se han podido controlar algunos incendios forestales.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente