Ante las condiciones de convivencia en el conjunto residencial ‘Villa Catalina’, al norte de Barranquilla y a la vulneración de los derechos fundamentales por su condición de homosexual por parte de sus vecinos, Héctor Sánchez Escorcia, instauró una acción de tutela el 12 de noviembre del 2015 contra la Inspección Décima de Policía Urbana de la capital del Atlántico y 11 copropietarios, en defensa de sus derechos fundamentales, libre personalidad y diversidad sexual.

En dicha acción motivada por una querella por perturbación a la posesión, por algunos de los residentes en contra de su progenitora no se le permitió actuar y por el contrario los obligaron a readecuar unas plantas que se encontraban en su predio.

Según el denunciante era objeto de constantes agresiones verbales e inclusive físicas, al igual que sus progenitores con quienes convive.

El Juzgado Dieciséis Penal Municipal con funciones de Control de Garantías, denegó por improcedente la acción de tutela que había promovido el afectado contra la Inspección Décima Urbana de Barranquilla.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente