Le llaman Cobra 2, pero su nombre era Deivis Johan Barragán, un poderoso delincuente que tenía a su espalda 300 hombres con los que se dedicaba a traficar droga, a cometer homicidios y a extorsionar en Córdoba.

Las autoridades le seguían la pista. Y su cabeza tenía precio: 150 millones de recompensa que ofrecían las autoridades.

En realidad, Deivis era el máximo cabecilla del Clan del Golfo en el sur de Córdoba porque una operación de hombres del Bloque de Búsqueda y Comandos Jungla de la Policía acabó con su vida en El Brillante, zona rural de Puerto Libertador, Córdoba. En la operación, el soldado Fernando Hernández Arrieta, y el policíaJohn Rojas Colmenares también fallecieron, informó el general Jorge Hernando Nieto, director Nacional de la Policía.

“Cobra 2” era un delincuente con más de 16 años de historia criminal. Inició su trayectoria delictiva en el bloque Córdoba de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia, de las cuales se desmovilizó el 18 de enero de 2005.

En agosto de 2015 asumió la cabeza del “Clan” en el sur de Córdoba, tras la captura de Nelson Hoyos Sepúlveda, “Z5”.

Este hombre fue uno de los protagonistas de los hechos de orden público que se produjeron en marzo de 2017 en el norte del país, durante el paro armado adelantado por el Clan del Golfo.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente