El hecho que ha sido rechazado por la ciudadanía de Medellín, Directivas del Metro y la Administración Local, sucedió ayer entre las estaciones Industriales y Exposiciones, con un tren que no estaba en funcionamiento, los responsables forzaron las rejas e ingresaron sin ninguna autorización e iniciaron su expresión que pasó de artística a delito y considerada vandálica por vulnerar la seguridad.

Federico Gutiérrez, Alcalde de Medellín, dijo que tomarse un medio de estos a la fuerza no es aceptable, porque a este gremio se le ha brindado espacios en la ciudad para que realice sus expresiones artísticas mediante el graffiti como tal, y no lo hagan a la fuerza; ‘porque una cosa es el grafiti y otra el grafiti vandálico’.

La Gerente del Metro de Medellín, Claudia Restrepo, dice que aunque el ´graffiti no se puede igualar al vandalismo’ pero en este caso la actuación se califica como vandálica, porque se vulneró la seguridad de la estación.

Esta actuación del gremio grafitero, representa y repercute en diferentes costos para el metro, desde la puesta en el punto nuevamente del tren, daños en la estación, hasta las pérdidas de ingresos por operación, cifra que circunda alrededor de los 50 millones de pesos aproximadamente.

A esta hora las autoridades avanzan en las investigaciones para establecer quiénes son los responsables de pintar con graffitis, la estación y un tren del Metro, los culpables deberán afrontar cargos por dos delitos así lo dieron a conocer las autoridades competentes.