Cerca de 450 hectáreas han sido arrasadas por el fuerte verano en Cundinamarca a causa de la  llegada del fenómeno del niño y que ha provocado incendios forestales por descuido de los campesinos o manos criminales que han puesto en apuros a los organismos de socorro.

La Brigada XIII del ejército ha dispuesto los recursos necesarios para apoyar el trabajo de las autoridades en los incendios que han consumido cerca de 450 hectáreas en diferentes puntos del departamento.

Las tropas están realizando labores de apoyo principalmente en el incendio que se registra en la vereda Alto de la Tribuna entre los municipios de Facatativá y Villeta.

Entre los municipios de Sasaima y Villeta en la vereda Guayacundo, la conflagración inició el 27 de diciembre, afortunadamente en menos de seis horas se realizó la intervención al incendio forestal.

Otros municipios afectados en Cundinamarca son: Cucunubá y Guatavita según reporte de las unidades militares.

Los soldados de la Décima Tercera Brigada se mantienen atentos al llamado de la comunidad para brindar la atención necesaria en apoyo a las autoridades ambientales.

Por otra parte se mostró preocupado el gobernador encargado de Cundinamarca Guillermo Rivera, porque a  partir del 31 diciembre terminan los contratos entre los municipios y los bomberos voluntarios. Se  espera que los nuevos mandatarios locales resuelvan esta situación cuanto antes teniendo en cuenta que este fenómeno natural afectará el territorio nacional hasta mediados del próximo año.