El gobierno ecuatoriano puso en marcha desde hace dos años una norma denominada la Ley Orgánica de Comunicación de Ecuador; y la entidad encargada de ejecutar dicha norma es La Supercom, “Superintendencia de Comunicación”. La entidad ya ha sancionado a varios medios de comunicación con excesivas multas que han limitado el ejercicio de su función a través de la norma.

Entre los sancionados está el diario El Universo, con una multa que equivale al 10% de su facturación trimestral. Otros medios han sido sancionados por no publicar información que las autoridades consideran de interés público, como ejemplo, “una ceremonia ofrecida por un alcalde en la que el presidente recibe un doctorado honoris causa”.

Por esos motivos, Daniel Dessein, Vicepresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), es uno de los que considera que Ecuador se está quedando sin libertad de expresión.

La libertad de expresión forma parte de los derechos humanos y está protegida por la Declaración Universal de 1948 y las leyes de todos los Estados Democráticos.

Esta libertad supone que todos tienen derecho a expresarse sin ser hostigados debido a lo que opinan, además representa la posibilidad de realizar investigaciones, acceder a la información y transmitirla sin barreras, sin que esto conlleve o estimule a una guerra, incite la violencia, al delito, discriminación o al odio.

La libertad de expresión está vinculada a la libertad de prensa, que es la garantía de transmitir información a través de los diferentes medios de comunicación social sin que el Estado pueda ejercer control antes de la emisión.

Cuando se establece un gobierno de facto, un gobierno autoritario o prácticamente una dictadura, este tipo de entidades en el poder, son los primeros en atentar severamente contra la libertad de expresión y todas las libertades, a través de la práctica de torturas e imposiciones infernales, donde los medios de comunicación sufren un profundo cercenamiento en el contenido que distribuyen.

Tal ha sido los casos de España, Rumanía, Países Bajos, China, y en la actualidad hemos visto claramente el caso del Gobierno Venezolano íntimo amigo del Gobierno Ecuatoriano. ¿Será qué el Gobierno Ecuatoriano se está contagiando de este mal?. Estos dos países han sido protagonistas de los sucesos y crisis que ha vivido Colombia en los últimos meses. Ojalá y esperemos que esto no sea un aviso, que en seis meses llegue esta virosis a Colombia.