La Policía italiana arrestó hoy en el municipio de Bolzano (norte) a un sacerdote argentino acusado de estafar 30 millones de euros a cerca de 300 personas a quienes dijo que el dinero se destinaría a beneficencia.

La operación, desarrollada por la Guardia di Finanza, se ha saldado con el arresto de Patrizio Benvenuti, de 64 años, acusado de utilizar una fundación humanitaria para obtener de forma ilícita esa cantidad a personas que en su mayoría residen en el extranjero, informaron medios locales.

Según la investigación, las personas estafadas entregaban al sacerdote dinero con la intención de que fuera destinado a la fundación humanitaria Kepha, pero sus donaciones terminaban en un mecanismo de blanqueo de dinero en el que estaban involucradas empresas extranjeras e italianas.

La Guardia di Finanza confiscó, entre otras cosas, una villa de lujo del siglo XV en Piombino (centro).

Además, emitió una orden de captura internacional para el empresario francés Christian Veintisiete, de 54 años, considerado estrecho colaborador del sacerdote.

Benvenuti ha trabajado en el Tribunal Eclesiástico de la Santa Sede en el Vaticano y ha desempeñado también el cargo de segundo capellán militar en la Escuela de Telecomunicaciones de las Fuerzas Armadas gestionada por la Marina Militar en Chiavari, Génova (norte), según los medios italianos.