La peligrosa estructura criminal fue desarticulada en Cundinamarca y delinquía en los departamentos de Caldas, Antioquia y Tolima.

9 de los 22 delincuentes eran integrantes de una misma familia y uno de ellos, candidato inscrito para el concejo del municipio de Caldas.

El Clan “Hermandad”, como era conocida la banda, delinquía bajo la modalidad de piratería terrestre, y utilizaban prendas de uso privativo de las Fuerzas Armadas para cometer los hurtos.

Alias “Miller” y “Albeiro” eran los cabecillas, y fueron dejados a disposición de la Fiscalía de Facatativá para que respondan por los delitos de fabricación, tráfico y porte de estupefacientes, hurto calificado y agravado.