La idea de la norma consiste en no perturbar, ni contaminar el espacio público y que las personas que consumen sustancias psicoactivas lo hagan en lugares cerrados. Si los infractores de la norma no cancelan en los 30 días siguientes a la sanción, serán publicados en un listado de morosos a manera de castigo social.