En un operativo, fueron capturados 21 delincuentes que se dedicaban a la producción, tráfico y comercialización de clorhidrato de cocaína.

En los mismos allanamientos, se ubicaron y se destruyeron tres (03) laboratorios para el procesamiento del alcaloide.

La Policía Nacional a través de labores investigativas, permitieron establecer que los capturados pertenecen a una organización narcotraficante con enlaces transnacionales en Centroamérica.

La base de cocaína era producida en el departamento de Caquetá, para posteriormente transportarla y procesarla en laboratorios ubicados en Boyacá y Cundinamarca, para luego enviar el estupefaciente al departamento de la Guajira, como plataforma para el tráfico internacional.

Las capturas se realizaron en los municipios de Villeta (Cundinamarca), Puerto Boyacá (Boyacá), Manizales (Caldas) Florencia (Caquetá) y la ciudad de Bogotá.