El fuego ha consumido decenas de hectáreas en la región, afectando las propiedades de varias personas, mientras que bomberos campesinos, ejército y la policía trabajan para controlar las llamas que amenazan aproximadamente 20 viviendas.

Debido a esto, los organismos de socorro tuvieron que dar cierre a la vía que conduce a la Vega para facilitar el paso a los vehículos de emergencia,

La fuerte sequía afecta desde hace varios meses a diferentes regiones aledañas del municipio, lo que facilita la propagación rápida del fuego, registrando en las últimas horas 30 hectáreas de bosques secos en la vereda Las Palmas en Melgar, Tolima y 200 hectáreas en Carmen de Apicalá. Hasta el momento los organismos de socorro no han podido controlar la emergencia.