Para la Corte Suprema de Justicia no es legítimo que un líder social y más un expresidente que “alguna vez simbolizó la Unidad Nacional” no modere su lenguaje cuando responde a las críticas de su administración.

El mensaje va dirigido el expresidente Álvaro Uribe por su intolerancia frente a las críticas periodistas o de la ciudadanía “encendiendo las redes sociales con descalificaciones o agresiones contra sus críticos que en nada contribuyen a su deber de unión social”, dice la Corte.

Señala que debe moderar su lenguaje “para responder las críticas a su pasada gestión presidencial o a su liderazgo político actual (…) El lenguaje agresivo es una manifestación de violencia”

El pronunciamiento de la Corte se conoce al abstenerse de abrir una investigación contra el expresidente por injuria y calumnia, por 32 trinos publicados entre el 19 y el 20 de diciembre de 2010, en los que lo cataloga al periodista Daniel Coronell de “mafioso”, en respuesta a la columna “El amigo secreto”.

Permitida la reproducción total o parcial citando la fuente