a construcción de edificaciones ha sido durante los últimos años un evidente motor de la economía colombiana, con un nivel de producción anual de 65 billones de pesos, demandando insumos por 28 billones de pesos.

“Hoy estamos construyendo más de 250.000 unidades de vivienda por año y se inicia la construcción de 7 millones de metros cuadrados en destinos no residenciales. Con ese volumen de construcción empleamos a 1´400.000 personas de forma directa y cerca de 2´000.000 de plazas más a lo largo de la cadena de valor. En términos del valor agregado, el cual se mide con el PIB del sector, hemos crecido a una tasa promedio anual de 8,5% durante los últimos años, el doble de la economía en su conjunto”, dijo la presidente de Camacol, Sandra Forero Ramírez, durante la instalación de la XIII versión de Expoconstrucción Expodiseño, a la que también asistió el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras.

Explicó que se trata de una activad que dentro de la clasificación de los 61 subsectores que componen el consumo intermedio de la economía, es la cuarta más importante en el volumen anual de producción, la quinta con mayor demanda directa de insumos, y la sexta en la generación de valor agregado.

“Para ponerlo en términos prácticos, por cada peso que demandamos de la industria en productos intermedios como cemento, ladrillo, acero, entre otros insumos, y en bienes finales como mobiliario para la vivienda, desde el saber hacer de la actividad edificadora se inyectan 1,32 pesos adicionales a la economía”, sostiene la Directiva del Gremio.

Impulso a la industria

Durante su intervención, la Presidente de Camacol se refirió a la necesidad de contar con una política industrial con acciones, estrategias y metas de corto, mediano y largo plazo que permitan a los empresarios aumentar su competitividad, más aún en un contexto de apertura que obliga a generar aumentos continuos en la productividad de las firmas y, de esta forma, mantenerse en el mercado.

“Esto no es una tarea fácil, pero es necesario dar pasos importantes en el diseño de estrategias de política industrial que permitan a nuestros empresarios sumarse, no solo al ritmo de crecimiento de la economía sino también al de las trasformaciones positivas que, en términos de la construcción, se han dado en los últimos años y las que se prevén para los próximos”, expresó.

Para seguir creciendo en el mercado externo, Camacol avanza con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, y Procolombia en un conjunto de acciones para el impulso a las exportaciones de insumos de construcción como, por ejemplo, la identificación de potencialidades, inteligencia de mercados, participación en ferias en el exterior y la creación de catálogos de productos con divulgación estratégica hacia nichos del mercado externo.

Otra estrategia se deriva de la ejecución de las grandes obras de construcción de vivienda e infraestructura previstas para los próximos años en el país. “Desde Camacol hemos estimado que solo la meta de construcción de 400.000 viviendas sociales abre un mercado de 14 billones de pesos en insumos de construcción, es decir, un 50% de la demanda actual anual”, destacó Sandra Forero Ramírez.

La Ejecutiva aseguró que el gremio sigue comprometido con la ejecución de la política pública y el progreso industrial de la cadena de valor. “Vemos un sector que está aportando positivamente al desarrollo de Colombia. El Gobierno Nacional puede seguir contando con un Gremio y un empresariado que día a día construye, con las edificaciones, los cimientos del tejido social y el desarrollo económico del país”, concluyó la Presidente del Gremio.