El contratista y testigo estrella del carrusel de la contratación en Bogotá, Manuel Sánchez reveló detalles desconocidos como políticos, empresarios, contratista el mismo alcalde de época Samuel Moreno y su hermano Iván, planearon la contratación en la Capital y como se acordó el pago de coimas para la adjudicación de contratos.

Sánchez en indagatoria entregó detalles de los acuerdos que se hicieron, con los concejales Orlado Parada y Andrés Camacho como participaron de la millonaria contratación con las empresas del hoy detenido ex gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz, la más conocida ICM en cuantiosos contratos del distrito.

Sánchez se mostró arrepentido en la audiencia de haber hecho parte de este cartel vinculado con el mayor defalco a Bogotá, según se evidenció por haber creado una empresa criminal para defraudar la administración pública y deja claro que era consiente que estaba cometiendo un delito grave con aceptar el pago de coimas o mordidas para recibir beneficios en la contratación.

El contratista señaló que las reuniones se realizaban en su apartamento y oficina en Bogotá en su casa de descanso en el Peñón en Girardot y en un apartamento en Cartagena, donde gestaron como se distribuía los contratos.

Sánchez reconoce que tomó una de las peores decisiones, al celebrar un contrato con la firma Patria, que era gerenciada por el señor Javier Mejía, y la encargaba de repartir cerca de 800 millones de pesos en partes iguales para algunos funcionarios, contratitas y políticos como los concejales Hipólito Moreno, Andrés Camacho, Orlando Parada, Iván Hernández, y el mismo delator Manuel Sánchez.

El contratista tiene un acuerdo con la fiscalía para revelar los detalles desconocidos sobre la mayor defraudación a la administración pública, como se evidencia en este registro fílmico que revela skarniopublico.com.