Doce personas, dedicadas al parecer al apoderamiento de hidrocarburos, fueron capturadas en un operativo conjunto entre la Fiscalía General de la Nación, la Fuerza Aérea, el Ejército y la Policía Nacional.

Entre los capturados se encuentra un concejal del municipio de Tibú (Norte de Santander), tres integrantes del Frente Juan Fernando Porras Martínez del ELN y ocho civiles presuntamente pertenecientes de la red de apoyo al terrorismo.

De acuerdo con la investigación, esta organización centra su accionar delictivo sobre la línea del Oleoducto Norte de Colombia y los pozos del Orza, en diferentes lugares del Catatumbo en Norte de Santander, entre ellos, los corregimientos de Villanueva, La Soledad, Ambato, Huasaye, Campo Dos y Campo Tres, La Llana y Finaria, ubicados en los municipios de Tibú y Sardinata (Norte de Santander), Así mismo, se estableció que el apoderamiento de hidrocarburos sumado al narcotráfico es la base de financiamiento militar y terrorista del ELN en la región.

El operativo fue realizado con apoyo de la Dirección de Fiscalía Nacional Especializada contra el Terrorismo, la Dirección Especializada de Policía Judicial de Crimen Organizado (PCO), las Subdirecciones del CTI de Huila, Villavicencio, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Medellín, Pasto, Montería y Nivel Central.

Mediante diligencias de allanamiento y registro, adelantadas en zona rural de los municipios de Tibú y Sardinata, se incautaron $16 000 000 en efectivo, 200 gramos de permanganato de potasio, 9 celulares y documentos varios.

En lo que va corrido de este año, se han reportado la pérdida de más de 50.000 barriles de petróleo mensuales, como consecuencia del apoderamiento de hidrocarburos en el Catatumbo (Norte de Santander), en donde se cuenta con más de 550 pozos de extracción del crudo.

Igualmente se ha logrado desmantelar la infraestructura artesanal, utilizada para la destilación del petróleo crudo hurtado al oleoducto Caño Limón Coveñas.

Asimismo, se han desmantelado varias refinerías ilegales en donde se procesa el petróleo ilícitamente extraído de los oleoductos y líneas de transferencias, en las cuales se obtiene un refinado denominado “pategrillo”, el cual es utilizado para la producción de estupefacientes y también para ser mezclado con combustible venezolano, con el fin de comercializarlo posteriormente en los departamentos de Norte de Santander y Cesar.

Los detenidos, a quienes se les legalizó la captura en audiencias preliminares, serán imputados por los delitos de concierto para delinquir y apoderamiento de hidrocarburos.

Estas personas fueron identificadas como:

José Andrés García Caballero, alias el Profe, Concejal del municipio de Tibú y quien presumiblemente haría parte de la Red de Apoyo al Terrorismo del Frente Juan Fernando Porras Martínez del ELN

Luis Eduardo García Arango, alias Gafas o Luis, sería el encargado de la comercialización de insumos para la pasta base de coca en el corregimiento de San Martín de Loba y hombre de confianza de alias Gonzalo Satélite, máximo cabecilla del citado frente.

Orlando Ariza Ariza, alias Señor o Patrón y Hever Díaz Moreno, alias Hever, presuntos integrantes de la Red de Apoyo al Terrorismo del Frente Juan Fernando Porras Martínez y quienes al parecer se dedicaban a comercializar el hidrocarburo refinado.

Jorge Emiro Ravelo Navarro, alias Cokis o Tocayo, dedicado presuntamente a coordinar la instalación de válvulas ilícitas, a la construcción de complejos para el refinamiento del crudo y a la comercialización del mismo para uso automotor y al procesamiento de estupefacientes.

William Bayona Arévalo, alias William Charapo, quien al parecer se encuentra asociado con dos presuntos integrantes del ELN, encargados de la instalación de válvulas en grandes refinerías en los sectores donde delinque ese grupo subversivo.

Pedro Antonio Prieto Arias, alias Pedro, supuesto hombre de confianza y administrador de las válvulas y refinerías de William Charapo.

Juan Carlos Ruíz González, alias Ingeniero o Primo, y Adrián Ortega Galvis, alias Adrián o Mono, exempleados de la Empresa Oleoducto Norte de Colombia (ONC), quienes mantenían contacto con integrantes del ELN, para informarles los recorridos que realizaría la empresa con miras a detectar válvulas ilícitas.

Samuel Ernesto Correa González, alias Samuel, contratista una empresa petrolera, quien presuntamente entregaba importante Información a esa guerrilla.

Jorge Pacheco Nieto, alias el Flaco, quien tenía presuntos nexos con el grupo armado que lo contrataba para instalar válvulas y refinerías en todo el sector de influencia.

Albeiro Antonio Sanabria Durán, alias Albeiro, al parecer empleado de un miembro del ELN y presunto distribuidor del hidrocarburo crudo extraído de manera ilegal.