Después de que se anunciara que el próximo presidente de la FIFA será elegido el 26 de febrero del año que viene, el polémico Joseph Blatter apareció para dar una conferencia de prensa explicando el proceso.

Sin embargo, llegó un momento inesperado: antes que el helvético hablara, el comediante inglés Simon Brodkin irrumpió en medio de los periodistas para lanzarle billetes al dirigente suizo. Eso sí, eran falsos.

Blatter -que es presidente desde 1998 y con anterioridad fue otros tres lustros secretario general de misma- ganó las elecciones el pasado 29 de mayo, en medio de una crisis mayúscula tras la detención dos días antes de siete directivos de la FIFA que se encontraban en Zúrich para participar del Congreso de la entidad.

A pesar de su holgada victoria, pero sometido a indescriptibles presiones, sobre todo de los patrocinadores, Blatter anunció el 2 de junio que ponía su cargo a disposición, que iba a organizar nuevos comicios y que él no se iba a presentar a la reelección.