La Policía Nacional con 30 comandos llegarón hasta una finca rústica en la vereda El Deseo, en Arboletes (Antioquia). Información de inteligencia policial daba cuenta de la presencia en el lugar de Rubén Darío Ávila Martínez “Lorenzo”, señalado como el principal eslabón criminal para la salida de cocaína por la Costa Atlántica del clan Úsuga.

Luego de 10 minutos, el Bloque de Búsqueda sostuvo un enfrentamiento con hombres del esquema de seguridad del cabecilla, quien en medio de disparos intentó escapar por una zona boscosa, pero terminó por ser neutralizado junto a uno de sus escoltas. Otro delincuente, referenciado como “More”, fue capturado.

En el registro se incautaron dos pistolas, una granada de mano, munición de diferentes calibres, equipos de comunicación (radios y teléfonos celulares), además de un cuaderno con una completa relación de los últimos movimientos de cocaína, rutas e instrucciones de los máximos cabecillas de “Clan Úsuga”, “Otoniel” y “Gavilán”.

“Lorenzo” venía articulando actividades de narcotráfico, extorsión  y homicidios selectivos, especialmente en Barranquilla.

El cabecilla narcotraficante del “Clan Úsuga” completó dos décadas de vida criminal. Inició en el Bloque Catatumbo de las extintas AUC, siguiendo órdenes directas de Salvatore Mancuso. En diciembre de 2004 se desmovilizó con otros 1.434 integrantes de esa organización, pero abandonó el proceso y siguió delinquiendo. Fue capturado en noviembre de 2012, recluido en la cárcel El Refugio, en Apartadó (Antioquia), pero dos años después se fugó de la misma durante un conteo de internos, quien purgaba una condena de 32 años.