En la Web de su campaña, el aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Republicano Donald Trump, ha lanzado su plan de reforma migratoria, titulada “ Reforma Inmigratoria que hará a Estados Unidos grande de nuevo”  bajo lo que él denomina  “Los 3 principios básicos”, que son:

  1. Una nación sin fronteras no es una nación. Debe haber un muro en la frontera sur.
  2. Una nación sin leyes no es una nación. Las leyes aprobadas por su sistema de gobierno deben hacerse cumplir.
  3. Una nación que no sirve a sus propios ciudadanos no es una nación. Cualquier plan de inmigración debe mejorar las condiciones de los estadounidenses. Antes que poner las necesidades de otros por delante de la nuestra.

Bajo estas premisas el candidato, planea aumentar tasas en todas las visas temporales expedidas a directores generales y diplomáticos mexicanos, y si es necesario cancelarlas. En las tarjetas de cruce fronterizo. Aumentar tasas de todas las visas de trabajo del Tratado de Libre Comercio con México; y aumentar las tasas en los puertos de entrada a Estados Unidos desde México.

Además de revocar las órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama sobre inmigración que impiden expulsar a los “dreamers”, o “soñadores”, jóvenes soñadores que llegaron indocumentados siendo niños, como a padres de ciudadanos estadounidenses o hijos con estatuDreamerss legal.

Con todos estos planes de gobierno, el magnate, ha dominado los sondeos de preferencia de los votantes republicanos, aún sigue como número uno por un nuevo sondeo difundido por la cadena conservadora Fox News, doblando con gran diferencia al segundo clasificado.

En un discurso, Trump dijo a una escandalosa multitud, que él será un presidente más inteligente que cualquiera de los otros aspirantes, con relación a la economía, las fuerzas armadas y todo lo demás.  El millonario no ha dejado de provocar polémica en sus comentarios sobre inmigración, tan seguro está de lo que hace y dice, manifestando que le irá bien con el voto hispano.