“…Necesitamos que la comunidad internacional pugne por nuestros derechos democráticos antes los abusos del Gobierno, condenando la represión y promoviendo la solidaridad en los asuntos de derechos humanos en la región […], incluso desde la cárcel seguiré luchando por una Venezuela libre…” dijo López desde la prisión de Ramo Verde.

Justo cuando The New York Times publica dicha carta, Maduro visita la sede de Naciones Unidas en Nueva York, con motivo del 70 período de sesiones de este organismo.

El dirigente opositor, pide la supervisión internacional en las elecciones que se llevarán a cabo en diciembre para que estas sean totalmente transparentes, subrayando en el manuscrito, “…la independencia e imparcialidad de los observadores de la Organización de Estados Americanos y de la Unión Europea, se necesita ahora más que nunca, para asegurar que nuestra oportunidad de cambio no está comprometida […]. Para que Venezuela se mueva hacia adelante, necesitamos antes que nada, cambiar el sistema con la remoción democrática del partido que nos gobierna…”

López pide al Gobierno Venezolano, que no descalifique y ponga en libertad a los 76 prisioneros políticos, e insistió “…una elección no puede ser libre ni justa, cuando los que piensan diferente no pueden postularse o están tras las rejas “…

Además en su misiva, el líder opositor denuncia que el pasado 10 de septiembre fue condenado por los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio, hechos que él considera absurdos, y que supuestamente se llevaron a cabo al final de una marcha convocada por él, el 12 de Febrero de 2014. López fue condenado a 13 años de prisión por una jueza, a la que él llamó, una simple marioneta del Gobierno Maduro.