La elaboración de libros, folletos y material didáctico por una suma superior a 180 millones de pesos cuyo destino eran los participantes de foros y talleres desarrollados en el departamento del Huila. Más las irregularidades presentadas en proyectos y realización de trámites  para acceder a los recursos de Finangro, la iluminación del Parque Santander de Neiva, la puesta en funcionamiento de redes eléctricas domiciliarias en las veredas Quinche, Palmitos y Aguas Claras del municipio de Timaná.  Además del contrato de la pavimentación de vías, en el barrio Libertador del municipio de Pitalito, la construcción de piscinas para niños y adultos y toda la infraestructura del Centro Recreacional del municipio de Guadalupe y la forma como se llevó acabó el proceso de evaluación y adjudicación, fue lo que condujo a la Procuraduría dar a conocer la sanción contra el exgobernador del Huila, Juan de Jesús Cárdenas Chávez, por haber suscrito contratos sin el cumplimiento de algunos requisitos establecidos en la Ley 80 de 1993, y por no llevar a cabo un estudio de las propuestas para determinar la más favorable para la región.

Esta decisión afecta a la ex secretaria General de la Gobernación, María Mercedes Guzmán Oliveros y al entonces secretario de Vías e Infraestructura, Hernando Quesada Trujillo, con destitución e inhabilidad de 10 años para ocupar cargos públicos y contratar con el Estado.

Sobre la situación de los dos cercanos colaboradores de Cárdenas Chávez, se informó, que María Mercedes Guzmán Oliveros fue sancionada porque no efectuó la evaluación de los contratistas, en orden de escoger la oferta más favorable para contratar con el Departamento y según los cargos de la Procuraduría sólo se tuvo en cuenta el precio para definir la selección.

En cuanto a Hernando Quesada Trujillo, el Ministerio Público lo sancionó por fallas detectadas en contratos suscritos entre mayo y diciembre de 2002.

El organismo agregó que en 17 documentos contractuales firmados por el ex Secretario de Vías e Infraestructura, se determinó que se seleccionaron los contratistas en consideración a que presentaron el precio más bajo, y no se establecieron reglas claras y objetivas que permitieran ofertas de la misma índole.