Casi 2 años después del homicidio, las autoridades concluyeron que los 8 presuntos responsables hacen parte de una estructura armada al servicio del ‘clan de los Soto’, que trafica droga en Casanare y los Llanos Orientales, además de extorsionar a los ganaderos de la región.

La investigación liderada por una Fiscalía Especializada contra el Crimen Organizado, con apoyo de la Dijín, permitió capturar a 6 personas en Monterrey y Maní (Casanare), al igual que en Villavicencio (Meta), las cuales formarían parte del Clan de Los Soto, banda ilegal dedicada a atemorizar a comerciantes y demás población del departamento de Casanare.

En Monterrey fueron capturados alias Pisca, cabecilla principal; alias la Mosa, supuesta colaboradora; y alias la Muerte, segundo cabecilla de esta estructura.

Alias el Mudo, cabecilla logístico, y alias Chimú, colaborador, fueron aprehendidos en Maní, mientras que en Villavicencio detuvieron a alias Pipo, presunto sicario de esta organización, y alias Paola.

Ante un juez de garantías serán presentados los indiciados por el delito de homicidio.