Los jibaros se dedicaban al expendio de sustancia prohibida en parques, bares y entornos escolares como colegios y universidades  de las localidades de Teusaquillo y Suba.

El General Humberto Guatibonza, Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, indicó que una de las organizaciones utilizaba una menor de 16 años para su distribución en un parque de la localidad de Suba.

Allí, desde hace unos meses, cuatro personas y entre ellas una menor de edad, aprovechaban lo estratégico de la zona, para convertirlo en venta de estupefacientes y un ‘fumadero’ a plena luz del día.

En el momento de las capturas les fueron incautados más de 115 cigarrillos de marihuana y 80 gramos de marihuana tipo Cripy.

De igual forma, en la localidad de Teusaquillo la policía captura a cinco personas, quienes fungiendo como administradores y empresarios de bares, se dedicaban a la comercialización de estupefacientes en sus respectivos centros nocturnos.

En este operativo, dos de las personas capturadas eran dueños de establecimientos de rumba y se les incautaron más de 2.500 gramos de marihuana y 130 gramos de cocaína.