Se hizo en cumplimiento a la orden de captura con fines de extradición solicitada por Italia y notificación Circular Roja de INTERPOL.

El procedimiento fue realizado por unidades especializadas de la Dirección de Inteligencia Policial DIPOL y Oficina Central Nacional OCN INTERPOL – DIJIN – Colombia; este sujeto era buscado por las autoridades a nivel internacional desde el año 2009, convirtiéndose en uno de los principales objetivos del narcotráfico con perfil internacional, buscado por INTERPOL, EUROPOL y principales agencias antidrogas.

Información de inteligencia e investigación criminal, indica  que como inicialmente se llamaba empezó  su vida delictiva siendo cabecilla del desarticulado “Cartel de Cartagena” el cual delinquía en la Costa Caribe colombiana entre los años 2004 y 2005; para este momento estaba siendo  controlado por el “Cartel de la Costa”, este sujeto desde el año 2004 formó parte de organizaciones de narcotráfico internacionales, dedicados a la importación y exportación de sustancias estupefacientes, desarrollando operaciones ilícitas de financiación, tráfico, y comercialización de estupefacientes, realizando coordinaciones para el transporte del alcaloide en contenedores por barcos desde Colombia hasta Italia; la información contenida en la circular roja de INTERPOL, indica que alias “mil caras”, al parecer era encargado de organizar las etapas desde el envío de la cocaína desde Colombia, con destino a Italia, encargado también de los contactos que permitían el aseguramiento y pasos fronterizos de los estupefacientes.

Había sido capturado en Costa Rica, siendo enviado a Roma – Italia, lugar en el cual estuvo recluido en un centro penitenciario de alta seguridad; sin embargo, la estrategia utilizada por este blanco del narcotráfico, fue hacerse pasar por enfermo mental durante varios meses, lo cual concluyó con el traslado de este sujeto a un centro de rehabilitación para enfermos mentales en Tivoli – Roma; una vez trasladado, inició un plan de fuga cinematográfica, analizando el comportamiento de los custodios; es así como para un día lunes inicio de semana como era costumbre, fue llevado para estudios médicos especializados a un hospital en Roma, y aprovechando el descuido de los custodios, por un techo de un piso cuarto, logró escaparse, ocultándose por un periodo indeterminado en Roma; de allí inició una travesía clandestina, a través de la cual logró pasar por varios países de Europa, evadiendo el control de las autoridades.

Es así como indocumentado, logró llegar hasta Francia, siendo retenido por autoridades migratorias por su falta de identidad, siendo expulsado de dicho país donde según información de inteligencia había logrado conseguir un pasaporte falso. De Francia fue expulsado a Italia nuevamente, donde evadió los controles migratorios, realizando coordinaciones con enlaces en ese país, trasladándose por tren posteriormente hacia España, donde frecuentó distintos pueblos y ciudades entre ellas Barcelona y Madrid, sitio en el cual obtuvo un pasaporte venezolano falso de muy buena calidad, optando por desplazarse hacia Lisboa – Portugal y de allí, después de un tiempo hacia Caracas Venezuela, llegando hasta la frontera con Cúcuta e ingresando nuevamente a su país natal.

Este sujeto es apodado el “mil caras”, ya que información de inteligencia indica que gracias a sus cambios de apariencia constantes, pudo evadir casi por 10 años los controles y búsquedas de las principales agencias antidrogas del mundo, sus vínculos con el narcotráfico, refieren  contactos con los principales carteles de la mafia italiana, entre ellas la “calabresa” con influencia en el sur de Roma y la “camorra” con influencia especialmente en Nápoles.

La captura de este hombre muestra la capacidad institucional de la Inteligencia Policial e investigación criminal de la Policía Nacional de Colombia, en la lucha contra el narcotráfico y principales organizaciones de crimen organizado a nivel internacional, destacando la cooperación internacional y alianzas estratégicas con Italia que permitieron la consolidación de este logro en Pro de la seguridad ciudadana y convivencia.

La operación se inició desde el año 2014, cuando se conoció a través de INTERPOL y EUROPOL el perfil de este sujeto, siendo uno de los más buscados por las agencias antidrogas, de allí la DIPOL, en coordinación con OCN INTERPOL – Colombia, iniciaron la búsqueda de este sujeto, desarrollando análisis estratégicos sobre sus componentes familiares y contactos de organizaciones en Colombia, para inicios de 2015, a través de actividades especializadas de inteligencia se logró conocer algunas personas que tendrían acceso al objetivo, sin embargo, este siempre fue completamente clandestino, jamás utilizaba teléfonos ni se tomaba fotografías para que nadie conociera su apariencia física real.​