En el momento en que se disponía a recibir $3 000 000 producto de una extorsión, fue capturada Deyanira Mendoza Montañez, alias Paca o Dorase, quien como trabajadora sexual se aprovechaba de sus clientes para embriagarlos, realizarle una serie de fotografías íntimas y videos, para posteriormente amenazarlos y exigirles dinero a cambio de no publicar esta información.

Esta captura se dio debido a la labor investigativa coordinada por una fiscalía especializada delegada ante el Gaula Boyacá, que le imputó cargos a la procesada por el delito de extorsión en grado de tentativa, el cual aceptó.

Alias Paca fue afectada con medida de aseguramiento no privativa de la libertad.