Una peligrosa banda que se dedicaba a extorsionar a comerciantes de Soacha y Bogotá, fue desarticulada, así lo señaló el coronel Flavio Meza, Comandante de la Policía de Cundinamarca.

Los delincuentes hacían llamadas extorsivas y les exigían a  sus víctimas entre 20 y 50 millones de pesos, para no atentar en contras de sus vidas.

Los capturados, dos hombres y una mujer serán procesados por los delitos de extorsión, terrorismo, porte ilegal de armas y explosivos.

El modus operandi de los delincuentes consistía en utilizar un vehículo de servicio público para engañar a las autoridades y así lanzar los artefactos explosivos a los establecimientos comerciales que no pagaban las extorsiones.

El hecho más reciente se registró en el municipio de Soacha, en una papelería, lanzaron una granada, donde se encontraban varias personas.

En el operativo fue capturados alias “Yiyo” cabecilla de la organización criminal, quien fue enviado a la cárcel modelo de Bogotá, por orden de un juez de control de garantías.