El acuerdo que prácticamente se está ultimando, subraya la amnistía que se aplicará a quienes hayan cometido delitos políticos y conexos, así como la ‘restricción de libertades’, cambiando la cárcel por trabajos comunitarios para algunos casos.

El expresidente y senador Uribe Vélez, que se ha venido expresando contradictoriamente hacia el proceso desde tiempo atrás, ha manifestado varios puntos donde hace observaciones al acuerdo.

“…esa justicia no debe ser aceptada por civiles, militares y policías porque ésta fue creada sólo por el Gobierno con la Farc, […]. La Justicia Transicional no debería dar impunidad a los cabecillas de Farc porque “sería fuente de más violencia…” reiteró el exmandatario.

“…si en aras de la paz se necesita una jurisdicción especial, ésta se debe aplicar únicamente a Farc. […] Ni justicia ordinaria ni jurisdicción especial deberían dar impunidad a cabecillas de Farc…” Justificó Uribe.

Asi mismo, sostuvo que

“…el Gobierno y su bancada niegan una ley de alivio a militares que carece de impunidad y los someten a acuerdo con las Farc, […al grupo armado le bastará justificar un crimen para que los absuelvan…”

“…Qué será de la futura justicia después que este Tribunal, obligue a militares y civiles a reconocer delitos no cometidos para evitar cárcel…”, finalizó Uribe Vélez.

Aun así, este martes, las delegaciones negociadoras de ambas partes en La Habana y los países garantes, Cuba y Noruega, anunciarán el cierre del acuerdo sobre el punto 5, de Víctimas, considerado uno de los ejes centrales de los diálogos de paz, que tenía como objetivo resarcir a los afectados por el conflicto en materia de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.