En las calles se adelantan los controles por parte del municipio, según las autoridades colombianas, se estima que diariamente más de 500 venezolanos llegan a Cúcuta a trabajar en la informalidad den condición irregular.

Mauricio Franco, secretario de seguridad ciudadana, lamentó, los casos que están afectando la movilidad, la seguridad y aumentando la crisis social que atraviesa la capital de Norte de Santander “durante los operativos encontramos muchos venezolanos y eso nos tiene bastante preocupados”.

El funcionario, indicó, que se requiere más apoyo institucional desde las autoridades migratorias para coordinar el ingreso de los extranjeros “de tal modo que lleguen a nuestro país, se verifique su permanencia, realicen sus procesos de compran y retornen a la vecina nación, pero lo que está pasando es algo totalmente contrario”.

A estos casos, se suman las contrataciones que algunos colombianos adelantan con mano de obra venezolana, al resultarles más económica sin el lleno total de los requisitos en labores de belleza, zapatería y hasta en servicios domésticos.