Un juez penal municipal de Bogotá, con función de control de garantías, cobijó con medida de aseguramiento en establecimiento carcelario a César Méndez Doval, Miguel Antonio Sánchez Vargas y Oscar Leandro Peñuela Sánchez, a quienes se les imputó los delitos de concierto para delinquir y estafa en concurso con falsedad en documento privado.

El fiscal del caso aseguró que los imputados desde comienzos del año 2012 utilizando cartas de presentación con autorizaciones falsas, lograban conocer los saldos de las cuentas de clientes de una institución financiera, para luego con cheques falsos y girados a nombre de ellos mismos, cobrar sumas millonarias.

En audiencia pública se conoció que debido al accionar delictivo de los imputados, por lo menos 18 clientes de una entidad financiera, vieron afectadas sus cuentas, ya que los cobros de dinero con cheques falsos, durante más de 3 años, podría alcanzar la suma de tres mil millones de pesos.

Según la Fiscalía, la red de estafadores que utilizaban esta modalidad, realizaba la acción delictiva en casi todo el país.

Al final de la audiencia en la cual ninguno de los imputados aceptó cargos, fueron enviados a una cárcel de la capital de la República.