Otras cárceles en los que se habrían presentado estos hechos serían en las de  San Isidro de Popayán, La Modelo de Bucaramanga y la de El Bosque de Barranquilla.

Según La Fiscalía por lo menos una decena de postulados en el proceso de justicia y paz han confesado a La Fiscalía, que estas desapariciones y descuartizamientos si eran una realidad al interior de varios centros carcelarios del país.

El fenómeno de casas de pique dentro de los penales se reveló luego de que sucediera el ataque sexual contra la periodista Jineth Bedoya.