El Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre Lynett, radicó ante la Corte Constitucional una demanda de constitucionalidad condicionada contra los actos y los acuerdos que dieron lugar al proceso de paz en la Habana (Cuba).

Según lo explicó el Fiscal general en el 2012 el Presidente de la República inició un proceso de dialogo con las FARC en la Habana y frente a ese tema lo que hizo fue solicitarle a la Corte Constitucional un pronunciamiento o sentencia interpretativa, en el sentido de que los acuerdos se van a firmar son equivalentes a un tratado de paz, que se pueden clasificar como acuerdos especiales.

“Lo que se busca con la demanda es que la Corte establezca que los acuerdos de la Habana, son acuerdos especiales de acuerdo o de conformidad con los acuerdos de Ginebra de 1949, es decir que materialmente equivalen a un tratado de paz y por lo tanto esos acuerdos de la Habana tienen rango constitucional y no pueden ser desconocidos por ninguna autoridad ni por ninguna ley de la República”, puntualizó el Fiscal General de la Nación.

De acuerdo con el Fiscal general, las partes en conflicto, que en este caso se encuentran reunidas en La Habana, adelantando una negociación de paz, acuden a este tipo de acuerdos con la finalidad de darle más protección a la población civil.