La defensoría del pueblo se mostró preocupada por el reciente anuncio de la guerrilla del ELN, de  iniciar un paro armado en algunos departamentos donde tienen presencia. Durante 72 horas del 14 al 17 de febrero.

Los departamentos que estarán en la mira del grupo insurgente son Arauca en los municipios de Tame, Arauquita, Saravena, Fortul, Puerto Rondón y la capital Arauca.

En Boyacá los municipios afectados serían Cubará, Güicán, Paya, Pisba, Labranzagrande y Pajarito.

En el deparatameneto del Casanare los municipios amenazados son Yopal, Sácama, La Salina, Aguazul, Recetor, Támara, Nuchía y Paz de Ariporo.

En Antioquia los municpìos que pueden tener alguna afectación armada son: Segovia, Remedios, Zaragoza, El Bagre y Anorí.

En Chocó los más afectados son las vías que comunican a Quibdó con Medellín y Pereira, así como sobre los afluentes que atraviesan las regiones del Baudó y el Bajo Atrato.

En el caso del Cauca municipios de Bolívar, Sucre y Santa Rosa, al igual que en las localidades de Guapi y El Tambo, donde pese a ser zonas tradicionalmente ocupadas por las Farc, ya hay presencia del ELN.

En Nariño los municipios afectados podrían ser Policarpa, Samaniego, Cumbitara, Roberto Payán, Barbacoas, Olaya Herrera y Santa Bárbara de Iscuandé.

En el caso Bolívar las amenzas se centran en Simití, San Pablo, Montecristo, Arenal, Norosí y Morales.

En Risaralda únicamente se afectaría el municipio de Pueblo Rico.

Y finalmente, Norte de Santander, los municipios con alguna vulnerabilidad es Convención, El Tarra, El Carmen, San Calixto, Hacarí, Sardinata, Teorama, Tibú, Ocaña y Cúcuta, donde esta semana resultaron heridos 8 policías producto de un ataque protagonizado por miembros del frente urbano Carlos Germán Velasco del ELN.

La Defensoría del Pueblo ha evidenciado que en lo que va del 2016 se han presentado 5 atentados atribuidos a esta guerrilla.

Además hace un llamado al ELN “para que entienda y atienda la responsabilidad histórica que le corresponde frente a la solución del conflicto armado, y contribuya con gestos como la liberación del Consejero Departamental Ramón José Cabrales, el cabo Jair de Jesús Villar Ortiz y las demás personas privadas de la libertad que permanecen en su poder”.