Tres policías encubiertos realizaron vigilancias y seguimientos a los miembros de esta estructura para conocer su modus operandi y toda la red de comercialización de estupefacientes

En marco de la operación ‘Rumba’, desmantelamos una organización conformada por 13 personas dedicadas a la comercialización de estupefacientes en la zona comercial y de rumba entre las calles 57 y 59 y entre carreras 11 y 13 en la localidad de Chapinero.

De acuerdo con las investigaciones, éstas personas almacenaban las sustancias ilegales en un inmueble ubicado a tres cuadras de lugar de venta, y en el sitio, lo escondían en pequeñas cantidades dentro de tubos, desagües y hasta dentro de vallas publicitarias.

La investigación también llevó a nuestros investigadores a allanar un establecimiento público,  en donde se encontró gran cantidad de estupefacientes y se pudo corroborar judicialmente que en el interior vendían cocaína y marihuana a los asiduos clientes del establecimiento de rumba.

Las vigilancias que fueron autorizadas por la Fiscalía General de la Nación, lograron determinar que en una noche de viernes o sábado, en donde asistían jóvenes universitarios y ejecutivos, por lo menos  600  personas  compraban a esta la red toda clase de estupefacientes que les dejaban a los delincuentes más de 7 millones de pesos diarios en utilidades.

Pero el negocio ilícito no solo se realizaba los fines de semana y en horario nocturno, los agentes encubiertos lograron demostrar que entre semana y desde tempranas horas,  entre 50 y 60 habitantes de calle compraban bazuco por hora, aspecto que fortaleció económicamente a esta organización y que mantuvo amplia influencia en el área por años.

Esta investigación se inició en inició en diciembre del año pasado por denuncias de comerciantes y residentes del sector, que notaron hechos extraños y sospechosos producto de la venta de estupefacientes que se disfrazaba detrás de largas noches de fiesta en donde asistían toda clase de ciudadanos.

El cabecilla de esta organización era alias ‘el chulo’, quien tiene antecedentes por porte y venta de estupefacientes y era el encargado de manejar y entregar las sustancias a su red que deambulaban y comercializaban cocaína, ácidos y bazuco a dos cuadras a la redonda en su zona de influencia.

Los 13 capturados fueron presentados en las últimas horas ante un juez de garantías y todos fueron enviados a centro carcelario por los delitos de concierto para delinquir agravado y porte y tráfico de estupefacientes.

Finalmente una mujer hacía parte de la organización, se presume actuaba siempre como “campanera” alertando a los demás miembros para evitar y evadir los constantes controles policiales que se realizan en esta zona de rumba de la localidad de Chapinero.